Actualidad

Las 10 mejores playas de la Costa Brava para imaginar tu viaje perfecto

En los alrededores de Sant Feliu de Guíxols se encuentran algunas de las mejores playas de la Costa Brava. De arena fina y aguas cristalinas, se trata de playas y calas en las que, además de disfrutar de un refrescante baño durante la época veraniega, podrás descubrir un rico fondo marino y practicar un sinfín de actividades acuáticas. 

La bahía de Sant Feliu y la Playa de Sant Pol son las más concurridas y se encuentran en el núcleo urbano de Sant Feliu de Guíxols. Pero este municipio también es un buen punto de partida para organizar rutas en la que descubrir multitud de calas recónditas de una extraordinaria belleza a las que llegarás caminando a través de caminos de ronda o tan solo en unos minutos en coche. ¿Te animas a descubrirlas?

TOP 10 de mejores playas de la Costa Brava

  • Playa de Sant Feliu

Se trata de la playa principal de Sant Feliu de Guíxols, dentro del mismo núcleo urbano. Amplia y con una largada considerable, esta playa es perfecta para familias, sobre todo la parte sur, mucho más tranquila.. Dispone de todos los servicios indispensables: parking, duchas, restaurantes, actividades acuáticas…

  • Playa de Sant Pol

Famosa por sus casetas de baño de colores, esta playa se encuentra a tan solo 10 minutos del centro de Sant Feliu de Guíxols. Abierta al mar y con poca profundidad, es perfecta para ir con niños. Además, cuenta con una zona infantil de juegos y un club infantil durante el verano. En esta bahía se conserva una de las últimas formaciones de dunas litorales de la Costa Brava. 

  • Playa dels Canyerets

Ya en el término municipal de Santa Cristina d’Aro, Playa dels Canyerets es una cala estrecha y larga de aguas profundas que se encuentra rodeada de bosques de pinos y encinas. Durante los meses de verano, el acceso en vehículo a esta playa está restringido a los habitantes de los municipios de Sant Feliu de Guíxols y Santa Cristina d’Aro, no obstante se puede acceder a ella caminando.  

  • Cala del Vigatà 

Esta pequeña cala rocosa y de aguas cristalinas se encuentra al final de la calle Jaume Vicens i Vives, en Sant Feliu de Guíxols. Se llega a ella a través de un recorrido de escalera de piedra de entre unos 5 o 10 minutos y la práctica del nudismo está permitida. Además, Cala del Vigatà tiene una característica muy especial: posee una de las colonias de posidonia más importantes de la costa catalana. 

  • Cala de Port Salvi

Port Salvi es, junto a Cala del Vigatà, una de las calas rocosas con fondo marino más rico cerca de Sant Feliu de Guíxols. De hecho, junto a ella forma un entorno marítimo de gran valor incluido en la Red Europea de Espacios Naturales Protegidos (Red Natura 2000). Hace algunos años se habilitó en esta cala un canal de natación en el que es habitual la práctica de snorkel. 

  • Cala Jonca 

Situada detrás del puerto de Sant Feliu y del edificio del Club Náutico, se trata de una pequeña cala de poco más de 20 metros de longitud a la que se accede también a través del camino de ronda: unas escaleras metálicas hacen el acceso más sencillo. Es un espacio natural impresionante con un rico fondo marino perfecto para los amantes del snorkel y del buceo. 

  • Cala del Molí 

Esta cala es conocida internacionalmente porque alberga una de las vías ferratas más bellas. La única, en todo el mar Mediterráneo, que transcurre sobre el mar. La cala no dispone de zona de arena ni de baño, sino que se trata simplemente de un macizo rocoso equipado para la escalada por el que transcurre un recorrido de dificultad media baja. El acceso es libre, aunque hay que ir correctamente equipado. Y, si se prefiere, siempre se puede contratar una empresa especializada. 

  • Cala Ametller 

El acceso a esta cala se realiza a través de un recorrido de escaleras de piedra que empieza en el camino de ronda y que continua por una senda forestal. No dispone de zona de arena, sino que es una cala rocosa, por lo que suele ser visitada por aquellos que buscan practicar buceo, snorkel u otras actividades marinas. Rodeada de bonitos acantilados llenos de pinares mediterráneos, Cala Ametller es un espacio natural protegido dentro del Plan de Espacios de Interés Natural de Cataluña (PEIN).

  • Cala d’es Cranc, Cala del Peix y Cala dels Mussols

Estas tres calas son largas, estrechas y encajonadas y también se accede a ellas a través del camino de ronda. De hecho, su tramo de baño es una zona plana y rocosa que se extiende entre Cala Ametller y Cala d’es Cranc. Son ideales para practicar actividades como kayak o buceo. Como curiosidad, el nombre de la cala del Peix procede del hecho de que hace muchos años quedó varada una gran ballena. 

  • Cala Maset

Entre la Bahía de Sant Feliu y la Playa de Sant Pol, siguiendo el camino de ronda, se encuentra Cala Maset, una pequeña obertura al mar rodeada de acantilados de color rosado. Debido a su orientación al este, durante la época veraniega dispone de pocas horas de sol, por lo que, si quieres verla iluminada, tendrás que madrugar. Eso sí, te aseguramos que en tu recuerdo perdurará como una de las calas más bonitas de la Costa Brava. 

Recuerda en el Hotel Barcarola tienes la opción de cancelar tu reserva hasta 48 horas antes sin coste alguno y pagar el importe total después de la primera noche. ¡Todo ventajas para disfrutar de estas playas y calas!